Skip to Content
Loading

María Wine, "Estoy cansada de ser estatua"

    Estoy cansada de ser estatua
    me gustaría ser como la nada
    que nadie pudiese contemplar
    Estoy cansada de la gente
    que allá abajo andan devotamente de puntillas
    junto a mi pie unido a la piedra
    con las bocas abiertas y los ojos mudos
    me miran y me admiran
    ¡Oh, sus banales sueños de espejos me dan escalofríos!

   Durante cientos de años
   he escuchado la veloz flecha del tiempo
   que sólo ha matado y matado y matado
   he escuchado los secretos de los hombres
   los secretos de los pájaros y de las estaciones
   secretos que solamente mostraron ser
   una vacía repetición sin fin

   Estoy cansada de ser estatua
   mi corazón de piedra llora sal
   quiero hundirme en la tierra
   hasta donde no llegue la pala de los hombres
  quiero comer tierra
  quiero cantar con la tierra
  quiero ser tierra. 

María Wine

01/01/1912 - 01/01/2002

Suecia

Maria Wine, la gran poetisa sueca contemporánea, nació en Copenhague en 1912 y, tras su matrimonio con el poeta Artur Lundkvist, se trasladó a Estocolmo, donde vivió toda su vida. Escribió fundamentalmente poesía, aunque publicó libros autobiográficos en prosa y otros de prosa poética En Suecia se la considera como la poetisa del amor, un amor que, según la autora, debe estar basado en la libertad, en la responsabilidad y en la confianza mutua. Esa libertad de los amantes que, aunque cause intensos dolores, es indispensable para que viva el amor. Lo cotidiano está tan presente en su obra como el amor. Maria Wine nos señala las alegrías que hay en la vida diaria, nos insinúa la obligación que tenemos de ver, de descubrir cosas, para no perdernos nada de lo que nos ofrece la vida. Hay en su poesía algo de reflexión bienhumorada, de razonamiento en tono sereno, delicadamente pedagógico. En toda su obra hay un afán de libertad y de paz; la poetisa, no sólo alza su voz para protestar contra la injusticia, la guerra y la inhumanidad con ira o con humor, sino que también lo hace para despertar a los indiferentes. Escribió más de 30 poemarios y recibió los más prestigiosos premios de poesía suecos, el Bellman y el Ferlin, entre otros. Su obra se ha traducido a numerosos idiomas. Falleció en Estocolmo a la edad de 90 años.

Fte: http://www.casadeltraductor.com/
Calificación: 
5
Share this Compartir
Promedio: 5 (1 vote)

Votar

Promedio: 5 (1 vote)


poesia | by Dr. Radut